Nican Mopohua

Nican Mopohua

nican

1. Nican mopohua, motecpana, in quenin yancuican hueytlamahuizoltica monexiti in cenquizca ichpochtli Sancta Maria Dios Inantzin tocihuapillatocatzin, in oncan Tepeyacac, motenehua Guadalupe.

1. Aquí se cuenta, se ordena, cómo hace poco, milagrosamente se apareció la perfecta virgen santa María Madre de Dios, nuestra reina, allá en el Tepeyac, de renombre Guadalupe.

2. Acattopa quimottititzino ce macehualtzintli itoca Juan Diego; Auh zantenpan monexiti in Itlazoixiptlatzin in ixpan yancuican Obispo Don Fray Juan de Zumárraga.

2. Primero se hizo ver de un indito, su nombre Juan Diego; y después se apareció su Preciosa Imagen delante del reciente Obispo Don Fray Juan de Zumárraga.

3. Ye yuh matlac xihuitl in opehualoc in atl in tepetl Mexico, in ye omoman in mitl in chimalli, in ye nohuian ontlamatcamani in ahuacan in tepehuacan.

3. Diez años después de conquistada la Ciudad de México, cuando ya estaban depuestas las flechas, los escudos, cuando por todas partes había paz en los pueblos,

4. in maca zan ye opeuh, ye xotla, ye cueponi in tlaneltoquiliztli, in iximachocatzin in Ipalnemohuani, nelli Teotl Dios.

4. así como brotó ya verdece, ya abre su corola la fe, el conocimiento de Aquel por quien se vive: el verdadero Dios.

5. In huel ihcuac in ipan xihuitl mil y quinientos y treinta y uno, quin iuh iquezquilhuioc in metztli Diciembre mochiuh: oncatca ce macehualtzintli icnotlapalzintli.

5. En aquella sazón, el año 1531, a los pocos días del mes de diciembre, sucedió que había un indito, un pobre hombre del pueblo,

6. itoca catca Juan Diego, iuh mitoa ompa chane Cuauhtitlan,

6. su nombre era Juan Diego, según se dice, vecino de Cuauhtitlan,

7. auh in ica Teoyotl , oc mochompa pohuia in Tlatilolco.

7. y en las cosas de Dios, en todo pertenecía a Tlatilolco.

8. Auh Sábado catca, huel oc yohuatzinco, quihualtepotztocaya in Teoyotl ihuan in inetititlaniz.

8. Era sábado, muy de madrugada, venía en pos de Dios y de sus mandatos.

9. Auh in acico in inahuac tepetzintli in itocayocan Tepeyacac, ye tlatlalchipahua,

9. Y al llegar cerca del cerrito llamado Tepeyac ya amanecía.

10. concac in icpac tepetzintli cuicoa, yuhquin nepapan tlazototome cuica; cacahuani in intozqui, iuhquin quinananquilia tepetl, huel cenca teyolquima, tehuellamachti in incuic, quicenpanahuia in coyoltototl, in tzinitzcan ihuan in occequin tlazototome ic cuica.

10. Oyó cantar sobre el cerrito, como el canto de muchos pájaros finos; al cesar sus voces, como que les respondía el cerro, sobremanera suaves, deleitosos, sus cantos sobrepujaban al del coyoltototl y del tzinitzcan y al de otros pájaros finos.

11. Quimotztimoquetz in Juan Diego, quimolhui: “—¿Cuix nolhuil, cuix nomacehual in ye niccaqui ¿Azo zan nictemiqui ¿Azo zan niccochitlehua

11. Se detuvo a ver Juan Diego. Se dijo: ¿Por ventura soy digno, soy merecedor de lo que oigo? ¿Quizá nomás lo estoy soñando? ¿Quizá solamente lo veo como entre sueños?

12. ¿Canin ye nica, canin ye ninotta ¿Cuix ye oncan in quitotehuaque huehuetque tachtohuan tococolhuan, in xochitlalpan in tonacatlalpan, cuix ye oncan in ilhuicatlalpan “

12. ¿Dónde estoy? ¿Dónde me veo? ¿Acaso allá donde dejaron dicho los antiguos nuestros antepasados, nuestros abuelos: en la tierra de las flores, en la tierra del maíz, de nuestra carne, de nuestro sustento; acaso en la tierra celestial?

13. Ompa on itzticaya in icpac tepetzintli in tonatiuh iquizayampa, in ompa hualquiztia in ilhuicatlazocuicatl.

13. Hacia allá estaba viendo, arriba del cerrillo, del lado de donde sale el sol, de donde procedía el precioso canto celestial.

14. Auh in oyuhceuhtiquiz in cuicatl, in omocactimoman in yeequicaqui hualnotzalo in icpac tepetzintli, quilhuia: “—Juantzin, Juan Diegotzin”.

14. Y cuando cesó de pronto el canto, cuando dejó de oírse, entonces oyó que lo llamaban, de arriba del cerrillo, le decían: “Juanito, Juan Dieguito”.

15. Niman zan yemotlapaloa inic ompa yaz in canin notzalo, aquen mochihua in iyollo, manoce itla ic mizahuia, yece huel paqui huellamachtia; quitlecahuita in tepetzintli ompa itztia in campa hualnotzaloc,

15. Luego se atrevió a ir a donde lo llamaban; ninguna turbación pasaba en su corazón ni ninguna cosa lo alteraba, antes bien se sentía alegre y contento por todo extremo; fue a subir al cerrillo para ir a ver de dónde lo llamaban.

16. auh in ye acitiuh in icpac tepetzintli, in ye oquimottili ce Cihuapilli oncan moquetzinoticac,

16. Y cuando llegó a la cumbre del cerrillo, cuando lo vio una Doncella que allí estaba de pie,

17. quihualmonochili inic onyaz in inahuactzinco.

17. lo llamó para que fuera cerca de Ella.

18. Auh in oyuhacito in ixpantzinco, cenca quimomahuizalhui in quenin huellacenpanahuia in ic cenquizca mahuizticatzintli;

18. Y cuando llegó frente a Ella mucho admiró en qué manera sobre toda ponderación aventajaba su perfecta grandeza:

19. in itlaquentzin yuhquin tonatiuh ic motonameyotia, inic pepetlaca;

19. su vestido relucía como el sol, como que reverberaba,

20. auh in tetl in texcalli in ic itech moquetza, inic quimina;

20. y la piedra, el risco en el que estaba de pie, como que lanzaba rayos;

21. in itlanexyotzin yuhqui in tlazochalchihuitl, maquiztli, in ic neci;

21. el resplandor de Ella como preciosas piedras, como ajorca (todo lo más bello) parecía

22. yuhquin ayauhcozamalocuecueyoca in tlalli.

22. la tierra como que relumbraba con los resplandores del arco iris en la niebla.

23. Auh in mizquitl, in nopalli ihuan occequin nepapan xiuhtototin oncan mochichihuani yuhquin quetzaliztli, yuhqui in teoxihuitl in iatlapallo neci. Auh in icuauhyo, in ihuitzyo, in iahuayo yuhqui in cozticteocuitatl ic pepetlaca.

23. Y los mezquites y nopales y las demás hierbecillas que allí se suelen dar, parecían como esmeraldas. Como turquesa aparecía su follaje. Y su tronco, sus espinas, sus aguates, relucían como el oro.

24. Ixpantzinco mopechtecac, quicac in iyotzin in itlatoltzin in huel cenca tehuellamachti in huel tecpiltic yuhqui in quimococonahuilia, quimotlatlazotilia.

24. En su presencia se postró. Escuchó su aliento, su palabra, que era extremadamente glorificadora, sumamente afable, como de quien lo atraía y estimaba mucho.

25. Quimolhuili: “—Tlaxiccaqui noxocoyouh Juantzin, campa in timohuica “

25. Le dijo:—”escucha , hijo mío el menor, Juanito. ¿a donde te diriges? “

26. Auh in yehuatl quimonanquilili: “—Notecuiyoé Cihuapillé, Nochpochtziné, ca ompa nonaciz mochantzinco Mexico Tlatilolco, nocontepotztoca in teoyotl, in techmomaquilia, in techmomachtilia in ixiptlahuan in Tlacatl in Totecuiyo, in toteopixcahuan”.

26. Y él le contestó:—”Mi Señora, Reina, Muchachita mía, allá llegaré, a tu casita de México Tlatilolco, a seguir las cosas de Dios que nos dan, que nos enseñan quienes son las imágenes de Nuestro Señor: nuestros Sacerdotes. “

27. Niman ye ic quimononochilia, quimixpantilia in itlazotlanequiliztzin,

27. En seguida, con esto dialoga con él, le descubre su preciosa voluntad;

28. quimolhuilia: “Maxicmatti, ma huel yuh ye in moyollo, noxocoyouh, ca nehuatl in nicenquizca cemicac Ichpochtli Sancta Maria, in Inantzin in huel nelli Teotl Dios, in Ipalnemohuani, in Teyocoyani, in Tloque Nahuaque, in Ilhuicahua, in Tlalticpaque. Huel nicnequi, cenca niquelehuia inic nican nechquechilizque noteocaltzin,

28. le dice: “sábelo, ten por cierto hijo mío el mas pequeño, que yo soy la perfecta siempre virgen santa María, madre del verdaderísimo dios por quien se vive, el creador de las personas, el dueño de la cercanía y de la inmediación, el dueño del cielo, el dueño de la tierra. mucho quiero, mucho deseo que aquí me levanten mi casita sagrada

29. in oncan nicnextiz, nicpantlazaz.

29. en donde lo mostrare, lo ensalzare al ponerlo de manifiesto:

30. Nictemacaz in ixquich notetlazotlaliz, noteicnoitlaliz, in notepalehuiliz, in notemanahuiliz,

30. lo daré a las gentes en todo mi amor personal, en mi mirada compasiva, en mi auxilio, en mi salvación:

31. Ca nel nehuatl in namoicnohuacanantzin,

31. porque yo en verdad soy vuestra madre compasiva,

32. in tehuatl ihuan in ixquichtin in ic nican tlalpan ancepantlaca,

32. tuya y de todos los hombres que en esta tierra están en uno,

33. ihuan in occequin nepapantlaca, notetlazotlacahuan, in notech motzatzilia, in nechtemoa, in notech motemachilia,

33. y de las demás variadas estirpes de hombres, mis amadores, los que a mi clamen, los que me busquen, los que confíen en mi,

34. ca oncan niquincaquiliz in inchoquiz, in intlaocol, inic nicyectiliz nicpatiz in ixquich nepapan innetoliniliz, intonehuiz, inchichinaquiliz.

34. porque allí les escuchare su llanto, su tristeza, para remediar, para curar todas sus diferentes penas, sus miserias, sus dolores.

35. Auh inic huelneltiz in nicnemilia in noteicnoittaliz ma xiauh in ompa in itecpanchan in Mexico Obispo, auh tiquilhuiz in quenin nehua nimitztitlani inic tiquixpantiz in quenin huel cenca niquelehuia inic nican nechcalti, nechquechili in ipan in tlalmantli noteocal; huel moch ticpohuiliz in ixquich in otiquittac, oticmahuizo, ihuan in tlein oticcac.

35. y para realizar lo que pretende mi compasiva mirada misericordiosa, anda al palacio del obispo de México, y le dirás como yo te envió, para que le descubras como mucho deseo que aquí me provea de una casa, me erija en el llano mi templo; todo le contaras, cuanto has visto y admirado, y lo que has oído.

36. Auh ma yuh ye in moyollo ca huel nictlazocamattiz, auh ca niquixtlahuaz

36. y ten por seguro que mucho lo agradeceré y lo pagaré,

37. ca ic nimitzcuiltonoz, nimitztlamachtiz,

37. que por ello te enriqueceré, te glorificaré;

38. ihuan miec oncan ticmacehuaic niccuepcayotiin mociahuiliz, in motequipanoliin ic ticnemilitiuh in tlein nimitztitlani.

38. y mucho de allí merecerás con que yo retribuya tu cansancio, tu servicio con que vas a solicitar el asunto al que te envió.

39. Ocayeoticcac, noxocoyouh, in niiyo, in notlatol; ma ximohuicatiuh, ma ixquich motlapal xicmochihuili.”

39. ya has oído, hijo mío el menor, mi aliento, mi palabra; anda, haz lo que este de tu parte”.

40. Auh niman ic ixpantzinco onmopechtecac, quimolhuili: “—Notecuiyoé, Cihuapillé, ca ye niyauh inic nicyectiliz in miiyotzin in motlatoltzin, ma oc nimitznotlalcahuili in nimocnomacehual”.

40. E inmediatamente en su presencia se postró; le dijo:—”Señora mía, Niña, ya voy a realizar tu venerable aliento, tu venerable palabra; por ahora de Ti me aparto, yo, tu pobre indito”.

41. Niman ic hualtemoc inic quineltilitiuh in inelitlaniz: connamiquico in cuepotli, huallamelahua Mexico.

41. Luego vino a bajar para poner en obra su encomienda: vino a encontrar la calzada, viene derecho a México.

42. In oacico itic altepetl, niman ic tlamelauh in itecpanchantzinco Obispo, in huel yancuican hualmohuicac Teopixcatlatoani, itocatzin catca D. Fray Juan de Zumárraga, San Francisco Teopixqui.

42. Cuando vino a llegar al interior de la ciudad, luego fue derecho al palacio del Obispo, que muy recientemente había llegado, Gobernante Sacerdote; su nombre era D. Fray Juan de Zumárraga, Sacerdote de San Francisco.

43. Auh in oacito niman ic moyeyecoa inic quimottiliz, quintlatlauhtia in itetlayecolticahuan in itlanencahuan, inic conittotihue;

43. Y en cuanto llegó, luego hace el intento de verlo, les ruega a sus servidores, a sus ayudantes, que vayan a decírselo;

44. ye achi huecautica in connotzaco, in ye omotlanahuatili in Tlatohuani Obispo inic calaquiz.

44. después de pasado largo rato vinieron a llamarlo, cuando mandó el Señor Obispo que entrara.

45. Auh in oncalac niman ixpantzinco motlancuaquetz, mopechtecac, niman ye ic quimixpantilia quimopohuilia in iiyotzin in itlatoltzin Ilhuicac Cihuapilli in inetitlaniz: noihuan quimolhuilia in ixquich oquimahuizo, in oquittac, in oquicac.

45. Y en cuanto entró, luego ante él se arrodilló, se postró, luego ya le descubre, le cuenta el precioso aliento, la preciosa palabra de la Reina del Cielo, su mensaje, y también le dice todo lo que admiró, lo que vió, lo que oyó.

46. Auh in oquicac in mochi itlatol, inetitlaniz, yuhquin amo cenca monelchiuhtzino,

46. Y habiendo escuchado toda su narración, su mensaje, como que no mucho lo tuvo por cierto,

47. quimonanquili, quimolhuili: “—Nopiltzé ma occeppa tihuallaz, oc ihuian nimitzcaquiz, huel oc itzinecan niquittaz, nicnemiliz in tlein ic otihualla in motlanequiliz, in motlaelehuiliz”.

47. le respondió, le dijo: “Hijo mío, otra vez vendrás, aun con calma te oiré, bien aun desde el principio miraré, consideraré la razón por la que has venido, tu voluntad, tu deseo”.

48. Hualquiz; tlaocoxtihuitz, inic amo niman oneltic in inetitlaniz.

48. Salió; venía triste porque no se realizó de inmediato su encargo.

49. Niman hualmocuep iz za ye icuac ipan cemilhuitl; niman onca huallamelauh in icpac tepetzintli,

49. Luego se volvió, al terminar el día, luego de allá se vino derecho a la cumbre del cerrillo,

50. auh ipantzinco acito in Ilhuicac Cihuapilli, iz zan ye oncan in canin acattopa quimottili, quimochialitica.

50. y tuvo la dicha de encontrar a la Reina del Cielo: allí cabalmente donde la primera vez se le apareció, lo estaba esperando.

51. Auh in oyuhquimottili, ixpantzinco mopechtecac, motlalchitlaz, quimolhuili:

51. Y en cuanto la vio, ante Ella se postró, se arrojó por tierra, le dijo:

52. “—Notecuiyoé, Tlacatlé, Chihuapillé, Noxocoyohué, Nochpochtziné, ca onihuia in ompa otinechmotitlanili, ca onicneltilito in miiyotzin in motlatoltzin; macihui in ohuihuitica in onicalac in ompa iyeyan in teopixcatlatoani, ca oniquittac, ca oixpan nictlali in miiyotzin in motlaltotzin in yuh otinechmonanahuatili,

52. “Patroncita, Señora, Reina, Hija mía la más pequeña, mi Muchachita, ya fui a donde me mandaste a cumplir tu amable aliento, tu amable palabra; aunque difícilmente entré a donde es el lugar del Gobernante Sacerdote, lo vi, ante él expuse tu aliento, tu palabra, como me lo mandaste.

53. onechpaccaceli, auh oquiyeccac; yece inic onechnanquili yuhquin amo iyollo omacic, amo monelchihua.

53. Me recibió amablemente y lo escuchó perfectamente pero, por lo que me respondió, como que no lo entendió, no lo tiene por cierto.

54.—Onechilhui: —Occeppa tihuallaz, oc ihuiyan nimitzcaquiz, huel oc itzinecan niquittaz in tlein otihualla, motlayelehuiliz, motlanequiliz.

54. Me dijo: Otra vez vendrás; aun con calma te escucharé, bien aun desde el principio veré por lo que has venido, tu deseo, tu voluntad.

55.—Huel itech oniquittac in yuh onechnanquili ca momatti in moteocaltzin ticmonequiltia mitzmochihuililizque nican, azo zan nehuatl nicyoyocoya, acazomo motencopatzinco;

55. Bien en ello miré, según me respondió, que piensa que tu casa que quieres que te hagan aquí, tal vez yo nada más lo invento, o que tal vez no es de tus labios;

56. ca cenca nimitznotlatlauhtilia Notecuiyoé, Cihuapillé, Nochpochtziné, manozo aca ceme in tlazopipiltin, in iximacho, in ixtilo, in mahuiztilo, itech xicmocahuili in quitquiz in quihuicaz in miiyotzin in motlaltoltzin inic neltocoz.

56. mucho te suplico, Señora mía, Reina, Muchachita mía, que a alguno de los nobles, estimados, que sea conocido, respetado, honrado, le en—cargues que conduzca, que lleve tu amable aliento, tu amable palabra para que le crean.

57. Ca nel nicnotlapaltzintli, ca nimecapalli, ca nicacaxtli, ca nicuitlapilli, ca natlapalli, ca nitco ca nimamaloni, camo nonenemian, camo nonequetzayan in ompa tinechmihualia, Nochpochtziné, Noxocoyohué, Tlacatlé. Cihuapillé.

57. Porque en verdad yo soy un hombre del campo, soy mecapal, soy perihuela, soy cola, soy ala; yo mismo necesito ser conducido, llevado a cuestas, no es lugar de mi andar ni de mi detenerme allá a donde me envías, Virgencita mía, Hija mía menor, Señora, Niña;

58. Ma xinechmotlapopolhuili nictequipachoz in mixtzin in moyollotzin, ipan niaz, ipan nihuetziz in mozomatzin in mocualantzin, Tlacatlé, Notecuiyoé”.

58. por favor dispénsame: afligiré con pena tu rostro, tu corazón; iré a caer en tu enojo, en tu disgusto, Señora Dueña mía”.

59. Quimonanquilili in Cenquizca Mahuizichpochtzintli:

59. Le respondió la Perfecta Virgen, digna de honra y veneración:

60. “Tlaxiccaqui noxocoyouh ma huel yuh ye in moyollo camo tlazotin in notetlayecolticahuan in notititlanhuan, in huel intech niccahuaz in quitquizque in niiyo in notlatol, in quineltilizque in notlanequiliz:

60. “escucha, el mas pequeño de mis hijos, ten por cierto que no son escasos mis servidores, mis mensajeros, a quienes encargue que lleven mi aliento, mi palabra, para que efectúen mi voluntad;

61. yece huel yuh monequi inic huel tehuatl ic tinemiz, ipan titlatoz, huel momatica neltiz, mochihuaz, in nocializ, in notlanequiliz.

61. Pero es muy necesario que tú, personalmente vayas, ruegues, que por tu intercesión se realice, se lleve a efecto mi querer, mi voluntad.

62. Auh huel nimitztlatlauhtia noxocoyouh, ihuan nimitztlacuauhnahuatia ca huel occeppa tiaz in moztla tiquittatiuh in Obispo.

62. Y mucho te ruego, hijo mío el menor, y con rigor te mando, que otra vez vayas mañana a ver al obispo.

63. Auh nopampa xicnemachti, huel yuh xiccaquiti in nocializ, in notlanequiliz, inic quineltiliz inic quichihuaz noteocal niquitlanilia.

63. Y de mi parte hazle saber, hazle oír mi querer, mi voluntad, para que realice, haga mi templo que le pido.

64. Ihuan huel occeppa xiquilhui in quenin huel nehuatl nicemicac Ichpochtli Sancta María in niinantzin Teotl Dios in ompa nimitztitlani”.

64. Y bien, de nuevo dile de que modo yo, personalmente, la siempre virgen santa María, yo, que soy la madre de dios, te mando”.

65. Auh in Juan Diego quimonanquilili quimolhuili: —”Notecuiyoé, Cihuapillé, Nochpochtziné, macamo nictequipacho in mixtzin in moyollotzin, ca huel nocenyollocacopa nonyaz, noconneltilitiuh in miiyotzin in motlatoltzin ca niman amo nicnocacahualtia, manoce nictecococamatti in ohtli.

65. Juan Diego, por su parte, le respondió, le dijo:—”Señora mía, Reina, Muchachita mía, que no angustie yo con pena tu rostro, tu corazón; con todo gusto iré a poner por obra tu aliento, tu palabra; de ninguna manera lo dejaré de hacer, ni estimo por molesto el camino.

66. Ca nonyaz noconchihuatiuh in motlanequiliztzin, zan huel ye in azo camo niyeccacoz; in tlanoce ye onicacoc acazomo nineltocoz.

66. Iré a poner en obra tu voluntad, pero tal vez no seré oído, y si fuere oído quizás no seré creído.

67. Ca tel moztla ye teotlac in ye oncalaqui tonatiuh niccuepaquiuh in miiyotzin in motlatoltzin in tlein ic nechnanquiliz in Teopixcatlatoani;

67. Mañana en la tarde, cuando se meta el sol, vendré a devolver a tu palabra, a tu aliento, lo que me responda el Gobernante Sacerdote.

68. Ca ye nimitznotlalcahuilia, Noxocoyohué, Nochpochtziné, Tlacatlé, Cihuapillé, ma oc ximocehuitzino”.

68. Ya me despido de Ti respetuosamente, Hija mía la más pequeña, Jovencita, Señora, Niña mía, descansa otro poquito”.

69. Auh niman ic in ya ichan mocehuito.

69. Y luego se fue él a su casa a descansar.

70. Auh in imoztlayoc Domingo, huel oc yohuatzinco tlatlayohuatoc, ompa hualquiz in ichan huallamelauh in Tlatilolco, quimattihuitz in teoyotl ihuan inic tepohualoz: niman ye inic quittaz Teopixcatlatoani.

70. Al día siguiente, Domingo, bien todavía en la nochecilla, todo aún estaba oscuro, de allá salió, de su casa, se vino derecho a Tlatilolco, vino a saber lo que pertenece a Dios y a ser contado en lista; luego para ver al Señor Obispo.

71. Auh azo ya ipan matlactli hora in onecencahualoc inic omocac Misa, ihuan otepohualoc, in hualxin in ixquich macehualli.

71. Y a eso de las diez fue cuando ya estuvo preparado: se había oído Misa y se había nombrado lista y se había dispersado la multitud.

72. Auh in yehuatl Juan Diego niman ic ya in itecpanchantzinco in Tlatoani Obispo.

72. Y Juan Diego luego fue al palacio del Señor Obispo.

73. Auh in oacito ixquich itlapal oquichiuh inic oquimottiliz; auh huel ohuitica in occeppa quimottili;

73. Y en cuanto llegó hizo toda la lucha por verlo, y con mucho trabajo otra vez lo vió;

74. icxitlantzico motlancuaquetz, choca, tlaocoya in ic quimononochilia, in ic quimixpantilia in iiyotzin in itlatoltzin in Ilhuicac Cihuapilli,

74. a sus pies se hincó, lloró, se puso triste al hablarle, al descubrirle la palabra, el aliento de la Reina del Cielo,

75. inic azo zanen neltocoz in inetitlaniz in itlanequiliztzin Cenquizca Ichpochtli, inic quimochihuililizque, inic quimoquechililizque in iteocaltzin in canin omotlatenehuili in canin quimonequiltia.

75. que ojalá fuera creída la embajada, la voluntad de la Perfecta Virgen, de hacerle, de erigirle su casita sagrada, en donde había dicho, en donde la quería.

76. Auh in Tlatoani Obispo huel miac tlamantli inic quitlatlani, quitlatemoli, inic huel iyollo maciz, campa in quimottili, quenamecatzintli; huel moch quipohuilili in Tlatoani Obispo.

76. Y el Gobernante Obispo muchísimas cosas le preguntó, le investigó, para poder cerciorarse, dónde la había visto, cómo era Ella, todo absolutamente se lo contó al Señor Obispo.

77. Auh macihui in huel moch quimomelahuilili in yuhcatzintli, ihuan in ixquich oquittac, oquimahuizo inca huel yuh neci ca Yehuatzin iz Cenquizca Ichpochtzintli in Itlazomahuiznantzin in Totemaquixticatzin Totecuiyo Jesucristo;

77. Y aunque todo absolutamente se lo declaró, y en cada cosa vió, admiró que aparecía con toda claridad que Ella era la Perfecta Virgen, la Amable, Maravillosa Madre de Nuestro Salvador Nuestro Señor Jesucristo,

78. yece amo niman ic omonelchiuh.

78. sin embargo, no luego se realizó

79. Quito ca amo zan ica itlatol itlaitlaniliz mochihuaz moneltiliz in tlein quitlani,

79. Dijo que no sólo por su palabra, su petición se haría, se realizaría lo que él pedía,

80. Ca huel oc itla inezca monequi inic huel neltocoz in quenin huel Yehuatzin quimotitlanilia in Ilhuicac Cipuapilli.

80. que era muy necesaria alguna otra señal para poder ser creído cómo a él lo enviaba la Reina del Cielo en persona.

81. Auh in oyuhquicac in Juan Diego quimolhuili in Obispo:

81. Tan pronto como lo oyó Juan Diego, le dijo al Obispo:

82. “Tlacatlé, Tlatoanié, ma xicmottili catlehuatl yez in inezca ticmitlanilia ca niman niyaz niquitlanililitiuh in Ilhuicac Cihuapilli onechhualmotitlanili.”

82. “Señor Gobernante, considera cuál será la señal que pides, porque luego iré a pedírsela a la Reina del Cielo que me envió”.

83. Auh in oquittac in Obispo ca huel monelchihua ca niman atle ic meleltia, motzotzona, niman ic quihua.

83. Y habiendo visto el Obispo que ratificaba, que en nada vacilaba ni dudaba, luego lo despacha.

84. Auh in ye huitz, niman ic quinmonahuatili quezqui in ichantlaca, in huel intech motlacanequi, quihualtepotztocazque, huel quipipiazque campa in yauh, ihuan aquin conitta connotza.

84. Y en cuanto se viene, luego les manda a algunos de los de su casa en los que tenía absoluta confianza, que le vinieran siguiendo, que bien lo observaran a dónde iba, a quién veía, con quien hablaba.

85. Tel iuh mochiuh. Auh in Juan Diego niman ic huallamelauh, quitocac in cuepotli.

85. Y así se hizo. Y Juan Diego luego se vino derecho. Siguió la calzada.

86. Auh in quihualtepotztocaya oncan atlauhtli quiza inahuac Tepeyacac, quauhpantitlan quipoloco, manel oc nohuian tlatemoque aoccan quittaque.

86. Y los que lo seguían, donde sale la barranca cerca del Tepeyac, en el puente de madera lo vinieron a perder. Y aunque por todas partes buscaron, ya por ninguna lo vieron.

87. Zan yuh hualmocuepque, amo zaniyo in ic omoxixiuhtlatito, noihuan ic oquimelelti oquincualancacuiti.

87. Y así se volvieron. No sólo porque con ello se fastidiaron grandemente, sino también porque les impidió su intento, los hizo enojar.

88. Yuh quinonotzato in Tlatoani Obispo, quitlahuellalilique inic amo quineltocaz, quilhuique inic zan conmoztlacahuilia, zan quipipiqui in tlein quihualmolhuilia, anoce zan oquitemic, zan oquicochitleuh in tlein quimolhuilia in tlein quimitlanililia;

88. Así le fueron a contar al Señor Obispo, le metieron en la cabeza que no le creyera, le dijeron cómo nomás le contaba mentiras, que nada más inventaba lo que venía a decirle, o que sólo soñaba o imaginaba lo que le decía, lo que le pedía.

89. Auh huel yuh quimolhuique intla occeppa hualaz, mocuepaz, oncan quitzitzquizque, ihuan chicahuac quitlatzacuiltizque inic aocmo ceppa iztlacatiz, tecuamanaz.

89. Y bien así lo determinaron que si otra vez venía, regresaba, allí lo agarrarían, y fuertemente lo castigarían, para que ya no volviera a decir mentiras ni a alborotar a la gente.

90. In oquixquichica Juan Diego cacta ixpantzinco Cemicac Ichpochtzintli, quilhuiaya itenanquililiz in quitquilito itencopa Huey Teopíxcatlatoani;

90. Entre tanto, Juan Diego estaba con la Santísima Virgen, diciéndole la respuesta que traía del Señor Obispo;

91. in oyuhquimocaquilti in Tlatocacihuapilli quilhui:

91. la que, oída por la Señora, le dijo:

92. “—Ca ye cualli, ca ye yuhqui, noxocoyouh, nican moztla occeppa tihualaz inic tiquitquilitiuh Huey Teopixqui in tlaneltiliztli in nezcayotl in mitztlatlanilia;

92. “bien esta, hijito mío, volverás aquí mañana para que lleves al obispo la señal que te ha pedido;

93. Ic niman mitztlatolcaquiliz, ihuan itechpa ayoquic mitzchicomattiz, nion motech chicoyollohuaz;

93. con eso te creerá y acerca de esto ya no dudará ni de ti sospechará;

94. Ihuan ma huel yuh ye in moyollo, noxocoyuh, ca nimitztlaxtlahuiz monetlacuitlahuiliz, motlatequipanoliz mociammiquiliz, in nopampa titlapopolotoc.

94. y sábete, hijito mío, que yo te pagaré tu cuidado y el trabajo y cansancio que por mí has impendido;

95. Tlacuele, notelpotzin, ca tel moztla ye nican nimitzonchixtoz”.

95. ea, vete ahora; que mañana aquí te aguardo”.

96. In imoztlayoc Lunes in icuac quihuicazquia in Juan Diego in itla inezca inic neltocoz aocmo ohualmocuep:

96. Y al día siguiente, lunes, cuando debía llevar Juan Diego alguna señal para ser creído, ya no volvió.

97. Ye ica in icuac acito in ichan, ce itla, itoca Juan Bernardino, oitechmotlali in cocoliztli, huel tlanauhtoc.

97. Porque cuando fue a llegar a su casa, a un su tío, de nombre Juan Bernardino, se le había asentado la enfermedad, estaba muy grave.

98. Oc quiticinochilito, oc ipan tlato, yece aocmo inman, ye huel otlanauh:

98. Aun fue a llamarle al médico, aun hizo por él, pero ya no era tiempo, ya estaba muy grave.

99. Auh in ye yohuac, quitlatlauhti in itla in oc yohuatzinco, oc tlatlayohuatoc hualquizaz, quimonochiliquiuh in oncan Tlatilolco ceme in teopixque inic mohuicaz, quimoyolcuitilitiuh, ihuan quimocencahuilitiuh,

99. Y cuando anocheció, le rogó su tío que cuando aún fuere de madrugada, cuando aún estuviere oscuro, saliera hacia acá, viniera a llamar a Tlatilolco algún Sacerdote para que fuera a confesarlo, para que fuera a prepararlo,

100. ye ica ca huel yuhca in iyollo ca ye inman, ca ye oncan inic miquiz ca aoc mehuaz aocmo patiz.

100. porque estaba seguro de que ya era el tiempo, ya el lugar de morir, porque ya no se levantaría, ya no se curaría.

101. Auh in Martes, huel oc tlatlayohuatoc in ompa hualquiz ichan in Juan Diego in quimonochiliz teopixqui in ompa Tlatilolco,

101. Y el martes, siendo todavía mucho muy de noche, de allá vino a salir, de su casa, Juan Diego, a llamar el Sacerdote a Tlatilolco,

102. auh in ye acitihuitz inahuac tepetzintli Tepeyacac in icxitlan quiztica ohtli tonatiuh icalaquiampa, in oncan yeppa quizani, quito:

102. y cuando ya acertó a llegar al lado del cerrito terminación de la sierra, al pie, donde sale el camino, de la parte en que el sol se mete, en donde antes él saliera, dijo:

103. “Intla zan nicmelahua ohtli, manen nechhualmottiliti iz Cihuapilli, ca yeppa nechmotzicalhuiz inic nic huiquiliz tlanezcayotl in teopixcatlatoani, in yuh onechmonahuatili;

103. “Si me voy derecho por el camino, no vaya a ser que me vea esta Señora y seguro, como antes, me detendrá para que le lleve la señal al gobernante eclesiástico como me lo mandó;

104. ma oc techcahua in tonetequipachol, ma oc nic nonochilitihuetzi in teopixqui motolinia, in notlatzin amo za quimochialitoc”.

104. que primero nos deje nuestra tribulación; que antes yo llame de prisa al sacerdote religioso mi tío no hace más que aguardarlo”

105. Niman ic contlacolhui in tepetl; itzallan ontlecoc yenepa centlapal, tonatiuh iquizayampa quizato, inic iciuhca acitiuh Mexico inic amo quimotzicalhuiz in Ilhuicac Cihuapilli,

105. En seguida le dio la vuelta al cerro, subió por en medio y de ahí, atravesando, hacia la parte oriental fue a salir, para rápido ir a llegar a México, para que no lo detuviera la Reina del Cielo.

106. in momatti ca in ompa in otlacolo ca ahuel quimottiliz in huel nohuiampa motztilitica.

106. Piensa que por donde dio la vuelta no lo podrá ver la que perfectamente a todas partes está mirando.

107. Quittac quenin hualmotemohui icpac in tepetzintli ompa hualmotztilitoc in ompa yeppa conmottiliani.

107. La vio cómo vino a bajar de sobre el cerro, y que de allí lo había estado mirando, de donde antes lo veía.

108. Conmonamiquilico in inacaztlan tepetl, conmotzacuililico, quimolhuili:

108. Le vino a salir al encuentro a un lado del cerro, le vino a atajar los pasos; le dijo:

109. “—Aux noxocoyouh, campa in tiyauh; Campa in titztiuh “

109. “¿Qué pasa, el mas pequeño de mis hijos? ¿A dónde vas, a dónde te diriges? “

110. Auh in yehuatl cuix achi ic mellelma Cuix noce pinahuac cuix noce ic mizahui, momauhti

110. Y él, ¿tal vez un poco se apenó, o quizá se avergonzó? ¿o tal vez de ello se espantó, se puso temeroso?

111. Ixpantzinco mopechtecac, quimotlapalhui, quimolhuili:

111. En su presencia se postró, la saludó, le dijo:

112. “Nochpochtziné, Noxocoyohué, Cihuapillé, maximopaquiltitié, quen otimixtonalti Cuix ticmohuelmachitia in motlazonacayotzin, Notecuiyoé, Nopiltzinziné

112. “Mi Jovencita, Hija mía la más pequeña, Niña mía, ojalá que estés contenta; ¿cómo amaneciste? ¿Acaso sientes bien tu amado cuerpecito, Señora mía, Niña mía?

113. Nictequipachoz in mixtzin in moyollotzin: ma xicmomachiltitzino, Nochpochtziné, ca huellanauhtoc ce momacehualtzin notla,

113. Con pena angustiaré tu rostro, tu corazón: te hago saber, Muchachita mía, que está muy grave un servidor tuyo, tío mío.

114. Huey cocoliztli in itech omotlali; ca yeppa ic momiquiliz.

114. Una gran enfermedad se le ha asentado, seguro que pronto va a morir de ella.

115. Auh oc noniciuhtiuh in mochantzinco Mexico, noconnonochiliz ceme in itlazohuan Totecuiyo in toteopixcahuan, conmoyolcuitilitiuh, ihuan conmocencahuilitiuh,

115. Y ahora iré de prisa a tu casita de México, a llamar a alguno de los amados de Nuestro Señor, de nuestros sacerdotes, para que vaya a confesarlo y a prepararlo,

116. ca nel ye inic otitlacatque in ticchiaco in tomiquiztequiuh.

116. porque en realidad para ello nacimos, los que vinimos a esperar el trabajo de nuestra muerte.

117. Auh intla onoconneltilito, ca niman nican occeppa nihualmocuepaz, inic nonyaz noconitquiz in miiyotzin in motlatoltzin, Tlacaté Nochpochtziné.

117. Mas, si voy a llevarlo a efecto, luego aquí otra vez volveré para ir a llevar tu aliento, tu palabra, Señora, Jovencita mía.

118. Ma xinechmotlapopolhuili, ma oc ixquich xinechmopaccaihiyohuilti camo ic nimitznoquelhuia, Noxocoyohué, Nopiltziné, ca niman moztla niquiztihuetziquiuh.”

118. Te ruego me perdones, tenme todavía un poco de paciencia, porque con ello no te engaño, Hija mía la menor, Niña mía, mañana sin falta vendré a toda prisa”.

119. Auh in oyuhquimocaquiti itlatol in Juan Diego quimonanquili in Icnohuacacenquizcaichpochtzintli:

119. En cuanto oyó las razones de Juan Diego, le respondió la Piadosa Perfecta Virgen:

120. “Maxiccaqui, ma huel yuh ye in moyollo, noxocoyouh, maca tle tlein mitzmauhti, mitztequipacho, macamo quen mochihua in mix in moyollo macamo xiquimacaci in cocoliztli, manoce oc itla cocoliztli, cococ teopouhqui.

120. “Escucha, ponlo en tu corazón, hijo mío el menor, que no es nada lo que te espantó, lo que te afligió; que no se perturbe tu rostro, tu corazón; no temas esta enfermedad ni ninguna otra enfermedad ni cosa punzante, aflictiva.

121. ¿Cuix amo nican nica nimonantzin ¿Cuix amo nocehuallotitlan, necauhyotitlan in tica ¿Cuix amo nehuatl in nimopaccayeliz Cuix amo nocuixanco nomamalhuazco in tica ¿Cuix oc itla in motech monequi

121. ¿No estoy aquí yo, que soy tu madre? ¿No estas bajo mi sombra y resguardo? ¿No soy yo la fuente de tu alegría? ¿No estas en el hueco de mi manto, en el cruce de mis brazos? ¿Tienes necesidad de alguna otra cosa?

122. Macamo oc itla mitztequipacho, mitzamana, macamo mitztequipacho in icocoliz motlatzin, camo ic miquiz in axcan itechca; ma huel yuh ye in moyollo ca ye opatic”.

122. Que ninguna otra cosa te aflija, te perturbe; que no te apriete con pena la enfermedad de tu tío, porque de ella no morirá por ahora, ten por cierto que ya esta bueno”.

123. (Auh ca niman huel icuac patic in itlatzin in yuh zantepan machiztic.)

123. (Y luego en aquel mismo momento sanó su tío, como después se supo).

124. Auh in Juan Diego in oyuhquicac in iiyotzin in itlatoltzin in Ilhuicac Cihuapilli, huel cenca ic omoyollali, huel ic pachiuh in iyollo.

124. Y Juan Diego, cuando oyó la amable palabra, el amable aliento de la Reina del Cielo, muchísimo con ello se consoló, bien con ello se apaciguó su corazón,

125. Auh quimotlatlauhtili inic ma za ye quimotitlanili inic quittatiuh in Tlatoani Obispo in quitquiliz itla inezca, in ineltica, inic quineltocaz.

125. y le suplicó que inmediatamente lo mandara a ver al Gobernante Obispo, a llevarle algo de señal, de comprobación, para que creyera.

126. Auh in Ilhuicac Cihuapilli niman ic quimonahuatili inic ontlecoz in icpac tepetzintli, in oncan canin yeppa conmottiliaya;

126. Y la Reina Celestial luego le mandó que subiera a la cumbre del cerrillo, donde antes la veía;

127. Quimolhuili: “—Xitleco, noxocoyouh in icpac in tepetzintli, auh in canin otinechittac ihuan onimitznanahuati;

127. Le dijo:—”Sube, hijo mío el menor, a la cumbre del cerrillo, a donde me viste y te di órdenes;

128. Oncan tiquittaz onoc nepapan xochitl, xictetequi, xicnechico, xiccentlali, ninam xic—hualtemohui, nican nixpan xic—hualhuica”.

128. allí verás que hay variadas flores: córtalas, reúnelas, ponlas todas juntas; luego baja aquí; tráelas aquí, a mi presencia”.

129. Auh in Juan Diego niman ic quitlecahui in tepetzintli.

129. Y Juan Diego luego subió al cerrillo,

130. Auh in oacito icpac, cenca quimahuizo in ixquich onoc, xotlatoc, cuepontoc in nepapan caxtillan tlazoxochitl, in ayamo imochiuhyan,

130. y cuando llegó a la cumbre, mucho admiró cuantas había, florecidas, abiertas sus corolas, flores las más variadas, bellas y hermosas, cuando todavía no era su tiempo;

131. ca nel huel icuac in motlapaltilia izcetl;

131. porque deveras que en aquella sazón arreciaba el hielo;

132. huel cenca ahuiaxtoc, iuhqui in tlazoepyollotli inic yohualahuachyotoc;

132. estaban difundiendo un olor suavísimo, como perlas preciosas, como llenas de rocío nocturno.

133. Niman ic peuh in quitetequi, huel moch quinechico, quicuixanten.

133. Luego comenzó a cortarlas, todas las juntó, las puso en el hueco de su tilma.

134. Auh in oncan icpac tepetzintli, ca niman atle xochitl in imochiuhyan, ca texcalla, netzolla, huihuitztla, nopalla, mizquitla;

134. Por cierto que en la cumbre del cerrito no era lugar en que se dieran ningunas flores, sólo abundan los riscos, abrojos, espinas; nopales, mezquites,

135. auh intla xiuhtotontin mochichihuani, in icuac in ipan Metztli Diciembre, ca moch quicua quipopolohua izcetl,

135. y si acaso algunas hierbecillas se solían dar, entonces era el mes de diciembre, en que todo lo come, lo destruye el hielo.

136. Auh ca niman ic hualtemoc, quihualmotquilili in Ilhuicac Cihuapilli in nepapan xochitl oquitetequito,

136. Y en seguida vino a bajar, vino a traerle a la Niña Celestial las diferentes flores que había ido a cortar,

137. auh in oyuhquimottili, imaticatzinco conmocuili;

137. y cuando las vio, con sus venerables manos las tomó;

138. niman ye occeppa icuexanco quihualmotemili quimolhuili:

138. luego otra vez se las vino a poner todas juntas en el hueco de su ayate, le dijo:

139. “—Noxocoyouh, inin nepapan xochitl yehuatl in tlaneltiliz in nezcayotl in tic—huiquiliz in Obispo.

139. “Mi hijito menor, estas diversas flores son la prueba, la señal que llevarás al Obispo;

140. Nopampa tiquilhuiz ma ic quitta in notlanequiliz ihuan ic quineltiliz in notlanequiliz, in nocializ.

140. de mi parte le dirás que vea en ellas mi deseo, y que por ello realice mi querer, mi voluntad.

141. Auh in tehuatl in tinotitlan ca huel motech netlacaneconi;

141. Y tú… , tú que eres mi mensajero… , en ti absolutamente se deposita la confianza;

142. Auh huel nimitztlacuauhnahuatia zan huel icel ixpan Obispo ticzohuaz in motilma, ihuan ticnextiliz in tlein tic—huica:

142. y mucho te mando con rigor que nada más a solas, en la presencia del Obispo extiendas tu ayate y le enseñes lo que llevas.

143. Auh huel moch ticpohuiliz, tiquilhuiz in quenin onimitznahuati inic titlecoz in icpac tepetzintli in tictetequitiuh xochitl, ihuan in ixquich otiquittac, otimahuizo,

143. Y le contarás todo puntualmente, le dirás que te mandé que subieras a la cumbre del cerrito a cortar flores, y cada cosa que viste y admiraste,

144. inic huel ticyolloyehuaz in Teopixcatlatoani inic niman ipan tlatoz inic mochihuaz, moquetzaz in noteocal oniquitlanili.”

144. para que puedas convencer al gobernante sacerdote, para que luego ponga lo que está de su parte para que se haga, se levante mi templo que le he pedido”.

145. Auh in oconmonanahuatili in Ilhuicac Cihuapilli quihualtocac in cuepotli Mexico hualmelahua, ye pactihuitz.

145. Y en cuanto le dió su mandato la Celestial Reina, vino a tomar la calzada, viene derecho a México, ya viene contento.

146. Ye yuh yetihuitz in iyollo ca yecquizaquiuh, quiyequitquiz.

146. Ya así viene sosegado su corazón, porque vendrá a salir bien, lo llevará perfectamente.

147. Huel quimocuitlahuitihuitz in tlein icuixanco yetihuitz in manen itla quimacauh;

147. Mucho viene cuidando lo que está en el hueco de su vestidura, no vaya a ser que algo tire;

148. quimotlamachtitihuitz in iahuiaca in nepapan tlazoxochitl.

148. viene disfrutando del aroma de las diversas preciosas flores.

149. In oacico itecpanchan Obispo connamiquito in icalpixcauh ihuan occequin itlanencahuan in Tlatocateopixqui.

149. Cuando vino a llegar al palacio del Obispo, lo fueron a encontrar el portero y los demás servidores del Sacerdote gobernante,

150. Auh quintlatlauhti inic ma quimolhuilican in quenin quimottiliznequi, yece ayac ceme quinec, amo conmocaccaneque azo ye inic huel oc yohuatzinco.

150. y les suplicó que le dijeran cómo deseaba verlo, pero ninguno quiso, fingían que no le entendían, o tal vez porque aún estaba muy oscuro.

151. auh anoce inic ye quiximatti zan quintepachoa inic imixtlan pilcatinemi,

151. o tal vez porque ya lo conocían que nomás los molestaba, los importunaba,

152. ihuan ye oquinonotzque in imicnihuan in quipoloto in iquac quitepotztocaque.

152. y ya les habían contado sus compañeros, los que lo fueron a perder de vista cuando lo fueron siguiendo.

153. Huel huecauhtica in otlatolchixticatca.

153. Durante muchísimo rato estuvo esperando la razón.

154. Auh in oquittaque ye huel huecauhtica in oncan icac, motololtiticac, tlatenmaticac in azo notzaloz, ihuan in iuhquinma itla quihualitqui, quicuixanoticac; niman ye ic itech onacique inic quittilizque tlein quihuicatz inic inyollo pachihuiz.

154. Y cuando vieron que por muchísimo rato estuvo allí, de pie, cabizbajo, sin hacer nada, por si era llamado, y como que algo traía, lo llevaba en el hueco de su tilma; luego pues, se le acercaron para ver qué traía y desengañarse.

155. Auh in oquittac in Juan Diego ca niman ahuel quintlatiliz in tlein quihuicatz, ca ic quitolinizque quitotopehuazque noce ic quimictizque, tepiton quihualnexti ca xochitl.

155. Y cuando vió Juan Diego que de ningún modo podía ocultarles lo que llevaba y que por eso lo molestarían, lo empujarían o tal vez lo aporrearían, un poquito les vino a mostrar que eran flores.

156. Auh in yuhquittaque ca moch caxtillan nepapan xochitl ihuan in camo imochiuhyan in icuac, huel cenca quimahuizoque, ihuan in quenin huel cenca celtic, inic cueponqui, inic ahuiac, inic mahuiztic.

156. Y cuando vieron que todas eran finas, variadas flores y que no era tiempo entonces de que se dieran, las admiraron muy mucho, lo frescas que estaban, lo abiertas que tenían sus corolas, lo bien que olían, lo bien que parecían.

157. Auh quelehuique inic quezquitetl conanazque, quiquixtilizque;

157. Y quisieron coger y sacar unas cuantas;

158. auh huel expa mochiuhqui inic motlapaloque concuizquia; niman ahuel mochiuhqui,

158. tres veces sucedió que se atrevieron a cogerlas, pero de ningún modo pudieron hacerlo,

159. yeica in icuac quiitzquizquia aocmo huel xochitl in quittaya, zan yuhquima tlacuilolli, noce tlamachtli, noce tlatzontli in itech quittaya tilmatli.

159. porque cuando hacían el intento ya no podían ver las flores, sino que, a modo de pintadas, o bordadas, o cosidas en la tilma las veían.

160. Niman ic quimolhuilito in Tlatoani Obispo in tlein oquittaque;

160. Inmediatamente fueron a decirle al Gobernante Obispo lo que habían visto,

161. ihuan in quenin quimottiliznequi in macehualtzintli ye izquipa huallauh, ihuan in ye huel huecauh in ye ic azo onca tlatlatolchixtoc inic quimottiliznequi.

161. cómo deseaba verlo el indito que otras veces había venido, y que ya hacía muchísimo rato que estaba allí aguardando el permiso, porque quería verlo.

162. Auh in Tlatoani Obispo in oyuh quimocaquiti, niman ipan ya in iyollotzin ca yehuatl in ineltica inic iyollotzin maciz, inic quimoneltililiz in tlein ic nemi tlacatzintli.

162. Y el Gobernante Obispo, en cuanto lo oyó, dió en la cuenta de que aquello era la prueba para convencerlo, para poner en obra lo que solicitaba el hombrecito.

163. Niman motlanahuatili inic niman calaquiz, quimottiliz.

163. En seguida dió orden de que pasara a verlo.

164. Auh in ocalac ixpantzinco mopechtecac, in yuh yeppa quichihuani;

164. Y habiendo entrado, en su presencia se postró, como ya antes lo había hecho.

165. auh occeppa quimotlapohuilili in ixquich oquittac in oquimahuizo ihuan in inetitlaniz.

165. Y de nuevo le contó lo que había visto, admirado, y su mensaje.

166. Quimolhuili: “—Notecuiyoé, Tlatoanié, ca ye onicchiuh, ca ye onicneltili in yuh otinechmonahuatili,

166. Le dijo:—”Señor mío, Gobernante, ya hice, ya llevé a cabo según me mandaste;

167. ca huel yuh onicnolhuilito in Tlacatl in Notecuiyo in Ilhuicac Cihuapilli Santa María in Teotl Dios Itlazonantzin, in ticmitlania in tlanezcayotl inic huel tinechmoneltoquitiz, inic ticmochihuililiz in iteocaltzin in oncan mitzmitlanililia, ticmoquechiliz;

167. así fui a decirle a la Señora mi Ama, la Niña Celestial, Santa María, la Amada Madre de Dios, que pedías una prueba para poder creerme, para que le hicieras su casita sagrada, en donde te la pedía que la levantaras;

168. auh ca huel yuh onicnolhuili in onimitznomaquili in notlatol inic nimitzhualnohuiquiliz in itla inezca in ineltica in itlanequiliztzin inic nomac oticmocahuili.

168. y también le dije que te había dado mi palabra de venir a traerte alguna señal, alguna prueba de su voluntad, como me lo encargaste.

169. Auh ca oquihuelmocaquiti in miiyotzin in motlatoltzin; auh oquimopaccacelili in ticmitlania in itla inezca, ineltica, inic mochihuaz moneltiliz in itlanequiliztzin.

169. Y escuchó bien tu aliento, tu palabra, y recibió con agrado tu petición de la señal, de la prueba, para que se haga, se verifique su amada voluntad.

170. Auh ye in in axcan oc yohuatzinco onechmonahuatili inic occepa nimitznottiliquiuh;

170. Y ahora, cuando era todavía de noche, me mandó para que otra vez viniera a verte;

171. auh onicnitlanilili in itla inezca inic nineltocoz, in yuh onechmolhuili nechmomaquiliz, auh ca zan niman oquimoneltilili.

171. y le pedí la prueba para ser creído, según había dicho que me la daría, e inmediatamente lo cumplió.

172. Auh onechmihuali in icpac tepetzintli in canin yeppa noconnottiliani inic ompa nictetequitiuh in nepapan Caxtillan xochitl.

172. Y me mandó a la cumbre del cerrito en donde antes yo la había visto, para que allí cortara diversas rosas de Castilla.

173. Auh in onictequito, onichualnohuiquilili in oncan tlatzintlan;

173. Y cuando las fui a cortar, se las fui a llevar allá abajo;

174. auh ca imaticatzinco conmocuili,

174. y con sus santas manos las tomó y

175. occeppa nocuixanco oconhualmotemili,

175. de nuevo en el hueco de mi ayate las vino a colocar,

176. inic nimitzhualnotquililiz, in huel Tehuatzin nimitznomaquiliz.

176. para que te las viniera a traer, para que a ti personalmente te las diera.

177. Macihui in ca huel nicmattia camo imochiuhyan xochitl in icpac tepetzintli, ca zan tetexcalla, netzolla, huitztla, tenopalla, mizquitla amo ic oninotzotzon, amo ic nomeyolloac.

177. Aunque bien sabía yo que no es lugar donde se den flores la cumbre del cerrito, porque sólo hay abundancia de riscos, abrojos, huizachez, nopales, mezquites, no por ello dudé, no por ello vacilé.

178. In nacito in icpac tepetzintli in nitlachix ca ye xochitlalpan.

178. Cuando fuí a llegar a la cumbre del cerrito miré que ya era el paraíso.

179. Oncan cenquiztoc in ixquich nepapan tlazoxochitl caxtillancayotl ahuach, tonameyotoc, inic niman onictetequito.

179. Allí estaban ya perfectas todas las diversas flores preciosas, de lo más fino que hay, llenas de rocío, esplendorosas, de modo que luego las fuí a cortar;

180. Auh onechmolhuili inic ipampa nimitznomaquiliz; auh ca ye yuh nic neltitlia inic oncan ticmottiliz in itla nezcayotl in ticmitlanilia inic ticmoneltililiz in itlanequiliztzin;

180. y me dijo que de su parte te las diera, que ya así yo probaría; que vieras la señal que le pedías para realizar su amada voluntad,

181. ihuan inic neci ca neltiliztli in notlatol, in nonetitlaniz:

181. y para que aparezca que es verdad mi palabra, mi mensaje,

182. Ca izca, ma xicmocelili.”

182. aquí las tienes; hazme favor de recibirlas”.

183. Auh ca niman ic quihualzouh in iztac itilma in oquicuixanoticaca xochitl.

183. Y luego extendió su blanca tilma, en cuyo hueco había colocado las flores.

184. Auh in yuh hualtepeuh in ixquich nepapan caxtillan xochitl,

184. Y así como cayeron al suelo todas las variadas flores preciosas,

185. niman oncan momachioti, neztiquiz in itlazoixiptlatzin iz cenquizca Ichpochtli Santa María Teotl Dios Inantzin in yuhcatzintli axcan moyetztica,

185. luego allí se convirtió en señal, se apareció de repente la Amada Imagen de la Perfecta Virgen Santa María, Madre de Dios, en la forma y figura en que ahora está,

186. in oncan axcan mopixtzinotica in itlazochantzinco in iteocaltzinco Tepeyacac, motocayotia Guadalupe.

186. en donde ahora es conservada en su amada casita, en su sagrada casita en el Tepeyac, que se llama Guadalupe.

187. Auh in oyuhquimottili in Tlatoani Obispo ihuan in ixquichtin oncan catca motlancuaquetzque, cenca quimahuizoque,

187. Y en cuanto la vio el Obispo Gobernante y todos los que allí estaban, se arrodillaron, mucho la admiraron,

188. quimotztimoquetzque, tlaocoxque, moyoltoneuhque, yuhquin ahcoya in inyollo in intlalnamiquiliz…

188. se pusieron de pie para verla, se entristecieron, se afligieron, suspenso el corazón, el pensamiento…

189. Auh in Tlatoani Obispo choquiztica, tlaocoyaliztica quimotlatlauhtili, quimitlanilili in itlapopolhuililoca inic amo niman oquineltili, in itlanequiliztzin, in iiyotzin in itlatoltzin.

189. Y el Obispo Gobernante con llanto, con tristeza, le rogó, le pidió perdón por no luego haber realizado su voluntad, su venerable aliento, su venerable palabra,

190. Auh in omoquetz quihualton in iquechtlan ic ilpiticatca in itlaquen, in itilma Juan Diego.

190. y cuando se puso de pie, desató del cuello de donde estaba atada, la vestidura, la tilma de Juan Diego

191. in itech omonexiti in oncan omomachiotitzino in Ilhuicac Cihuapilli.

191. en la que se apareció, en donde se convirtió en señal la Reina Celestial.

192. Auh niman ic quimohuiquili; ompa quimotlalilito in ineteochihuayan.

192. Y luego la llevó; allá la fue a colocar a su oratorio.

193. Auh oc onca ocemilhuiti in Juan Diego in ichantzinco Obispo, oc quimotzicalhui.

193. Y todavía allí pasó un día Juan Diego en la casa del Obispo, aún lo detuvo.

194. Auh in imoztlayoc quilhui: “—Zaque, inic ticteittitiz in canin itlanequiliztzin Ilhuicac Cihuapilli quimoquechililizque in iteocaltzin.”

194. Y al día siguiente le dijo:—”Anda, vamos a que muestres dónde es la voluntad de la Reina del Cielo que le erijan su templo”.

195. Niman ic tetlalhuiloc inic mochihuaz moquetzaz.

195. De inmediato se convidó gente para hacerlo, levantarlo.

196. Auh in Juan Diego in oyuhquitteititi in canin quimonahuatili in Ilhuicac Cihuapilli moquetzaz iteocaltzin, niman ic tenahuati:

196. Y Juan Diego, en cuanto mostró en dónde había mandado la Señora del Cielo que se erigiera su casita sagrada, luego pidió permiso:

197. in oc onaciznequi in ichan inic conittatiuh in itlatzin Juan Bernardino, in huellanauhtoc, in icuac quihualcauhtehuac ceme quinotzazquia Teopixque in oncan Tlatilolco, inic quiyolcuitizquia, quicencahuazquia; in quimolhuili Ilhuicac Cihuapilli in ye opatic.

197. quería ir a su casa para ir a ver a su tío Juan Bernardino, que estaba muy grave cuando lo dejó para ir a llamar a un Sacerdote a Tlatilolco para que lo confesara y lo dispudiera, de quien le había dicho la Reina del Cielo que ya había sanado.

198. Auh amo zan icel quicauhque yaz, ca quihuicaque in ompa in ichan;

198. Pero no lo dejaron ir solo, sino que lo acompañaron a su casa.

199. Auh in oyuh acito quittaque in itlatzin ye huel pactica, niman atle quicocoa,

199. Y al llegar vieron a su tío que ya estaba sano, absolutamente nada le dolía.

200. Auh in yehuatl cenca quimahuizo in quenin imach hualhuico, ihuan cenca mahuiztililo;

200. Y él, por su parte, mucho admiró la forma en que su sobrino era acompañado y muy honrado;

201. quitlatlani in imach tleica in yuhqui chihualo, in cenca mahuiztililo:

201. le preguntó a su sobrino por qué así sucedía, el que mucho le honraran;

202. Auh in yehuatl quilhui in quenin icuac ompa hualehuac in quinochilizquia teopixqui in quiyolcuitiz, quicencahuaz, in oncan Tepeyacac quimottilitzino in Ilhuicac Cihuapilli;

202. Y él le dijo cómo cuando lo dejó para ir a llamarle un sacerdote para que lo confesara, lo dispusiera, allá en el Tepeyac se le apareció la Señora del Cielo;

203. auh quimotitlani in ompa Mexico in quittatiuh in Tlatoani Obispo inic oncan quimocaltiliz in Tepeyacac.

203. y lo mandó a México a ver al Gobernante Obispo, para que allí le hiciera una casa en el Tepeyac.

204. Auh quimolhuili in macamo motequipacho in ca ye pactica; in ic cenca moyollali.

204. Y le dijo que no se afligiera, que ya su tío estaba contento, y con ello mucho se consoló.

205. Quilhui in itlatzin ca ye nelli ca niman icuac in quimopatili,

205. Le dijo su tío que era cierto, que en aquel preciso momento lo sanó,

206. ihuan huel quimottili iz zan no huel ye iuhcatzintli in yuh quimottititzinoaya in imach,

206. y la vio exactamente en la misma forma en que se le había aparecido a su sobrino,

207. ihuan quimolhuili in quenin yehuatl oc oquimotitlanili Mexico in quittaz Obispo;

207. y le dijo cómo a él también la había enviado a México a ver al Obispo;

208. Auh ma no in icuac quittatiuh, ma huel moch ic quixpantiz quinonotzaz in tlein oquittac,

208. y que también, cuando fuera a verlo, que todo absolutamente le descubriera, le platicara lo que había visto

209. ihuan in quenin tlamahuizoltica oquimopatili;

209. y la manera maravillosa en que lo había sanado,

210. auh ma huel yuh quimotocayotiliz, ma huel yuhmotocayotitzinoz iz cenquizca Ichpochtzintli Santa María de Guadalupe in itlazoixiptlatzin.

210. y que bien así la llamaría, bien así se nombraría: La Perfecta Virgen Santa Maria de Guadalupe, Su Amada Imagen.

211. Auh niman ic quihualhuicaque in Juan Bernardino in ixpan Tlatohuani Obispo in quinonotzaco, in ixpan tlaneltilico.

211. Y luego trajeron a Juan Bernardino a la presencia del Gobernante Obispo, lo trajeron a hablar con él, a dar testimonio,

212. Auh inehuan in imach Juan Diego quincalloti in ichan Obispo achi quezquilhuitl,

212. y junto con su sobrino Juan Diego, los hospedó en su casa el Obispo unos cuantos días,

213. inoc ixquich ica moquetzino iteocaltzin Tlatoca Cihuapilli in oncan Tepeyacac in canin quimottitili in Juan Diego.

213. en tanto que se levantó la casita sagrada de la Niña Reina allá en el Tepeyac, donde se hizo ver de Juan Diego.

214. Auh in Tlatohuani Obispo quicuani ompa in Iglesia Mayor in itlazoixiptlatzin in Ilhuicactlazocihuapilli.

214. Y el Señor Obispo trasladó a la Iglesia Mayor la amada Imagen de la Amada Niña Celestial.

215. Quihualmoquixtili in ompa itecpanchan in ineteochihuayan moyetzticatca: inic mochi tlacatl quittaz quimahuizoz in Itlazoixiptlatzin.

215. La vino a sacar de su palacio, de su oratorio en donde estaba, para que todos la vieran, la admiraran, su amada Imagen.

216. Auh huel cenmochi iz cemaltepetl olin, in quihualmottiliaya, in quimahuizoaya in Itlazoixiptlatzin.

216. Y absolutamente toda esta ciudad, sin faltar nadie, se estremeció cuando vino a ver, a admirar su preciosa Imagen.

217. Huallateomatia,

217. Venían a reconocer su carácter divino.

218. quimotlatlauhtiliaya.

218. Venían a presentarle sus plegarias.

219. Cenca quimahuizoaya in quenin teotlamahuizoltica inic omonexiti,

219. Mucho admiraron en qué milagrosa manera se había aparecido,

220. inic niman ma aca tlalticpac tlacatl oquimicuilhui in itlazoixiptlayotzin.

220. puesto que absolutamente ningún hombre de la tierra pintó su amada Imagen.

 

Origen :

Huey Tlamahuizoltica .

Náhuatl :

Paleografía [adaptada] de Jesús Galera Lamadrid.

Español :

Trad. de Mario ROJAS SÁNCHEZ, en Nican Mopohua